«Fue maestra durante la Segunda República y puso en práctica la enseñanza participativa, tolerante, laica, no doctrinal que había aprendido y defendido. En 1936, durante la sublevación fascista fue «sumariamente expulsada del magisterio» por Queipo de LLanos. En 1937, sometida a un proceso por la COmisión Depuradora del Magisterio Primario, y acusada por «mostrarse con indiferencia religiosa», se quedó fuera de la enseñanza hasta que en el 1977 se acogió a la Ley de Amnistía. Con 67 años de edad volvió a las aulas. Su único delito fue enseñar a pensar»

Tomado del vídeo subido por Intermedia Producciones a Youtube, registro de la acción Las Mujeres No Olvidamos. Sevilla,1936-2013